Colon irritable: un trastorno intestinal y psicológico

Colon irritable

Aunque no hay una causa que determine en realidad por qué una persona llega a sufrir de colon irritable, ese trastorno intestinal crónico, estudios han conseguido relación en que uno de los factores que pudieran desencadenar esta patología pudiera ser el estrés, el nerviosismo y la ansiedad. Es decir, la parte psicológica juega un papel importante.

A cualquier edad de la vida se puede sufrir de colon irritable o el síndrome de intestino irritable como es mejor conocido en el término médico.

Sin embargo, este trastorno crónico reflejado principalmente en dolor abdominal, estreñimiento o diarrea o simplemente la combinación de todos los síntomas, ataca a los adolescentes, o en los primeros años de edad adulta, especialmente a las mujeres.

En la actualidad, no hay a ciencia cierta algo que determine qué podría propiciar este trastorno, donde cambia la motilidad gastrointestinal y la sensibilidad que suele haber en la mucosa .

Estudios realizados sólo han conseguido relación del factor psicológico como desencadenante. Esto quiere decir que el nerviosismo, el estrés y la ansiedad pudieran ser una de las causantes. Aunque tampoco se debería descartar la intolerancia que suelen tener las personas a algunos alimentos o los antecedentes genéticos y hormonales.

Enfermedad Crónica

El colon irritable es catalogado como una enfermedad crónica porque sus síntomas pueden manifestarse durante días o semanas -causando hasta ansiedad y depresión-  y después simplemente mejorar. Hay pacientes que les puede dar más fuertes que a otros.

No hay una prueba que arroje el diagnóstico, más que explicar lo que se siente para que los médicos descarten cualquiera otra enfermedad gastrointestinal. Una vez conocida la patología, el gastroenterólogo, especialista en la materia, buscará atacar los síntomas individuales de cada paciente, por lo que no existe una medicina exclusiva para lidiar con el trastorno de intestino irritable.

¿Cómo hacerlo desde casa?

La alimentación es fundamental para que el organismo funcione adecuadamente. Debes de prestarle más atención a lo que consumes, para poder aliviar y evitar que vuelvan a aparecer los desagradables síntomas del colon irritable.

  • Agrégale más proteínas saludables como carnes y pescados a tu dieta diaria. Eso sí, evita en lo posible de consumir grasas.
  • Las bebidas gaseosas, así como aquellos alimentos que suelen dar flatulencias como lentejas, coliflor, cebollas, garbanzos, col, guisantes, habas, puerros, frutos secos y en conserva deben estar alejada de tu consumo.
  • Si sabes en realidad qué alimentos te hacen daño, debes entonces eliminarlo de tu menú, sin pensarlo dos veces. Especias, sopas de sobre, derivados de lácteos, helados, quesos, mantequilla, alcohol, tónica y pasteles están entre los más perjudiciales para las personas que sufran del colon irritable.

Come despacio y mastica los alimentos

  • Trata de tener siempre un horario fijo para las comidas, come despacio y mastica los alimentos. Intenta mantener el mismo orden para las evacuaciones, sin prisa. Si es después del desayuno mejor.
  • Evita, en lo posible, usar laxantes para aliviar el estreñimiento.
  • También aleja de tu mente aquellas cosas que pueden ocasionarte estrés o nerviosismo porque pudiera afectar tus intestinos.
  • Cuando tengas dolor abdominal puedes aliviarlo fácilmente colocando calor local, suave, pañitos de agua tibia pudiera ser.
  • Cuando sientas acidez o reflujo, mala digestión o pesadez, dolor de cabeza, insomnio, diarrea o gases y halitosis busca ayuda médica. Estos son síntomas de que tus intestinos no están funcionando con normalidad y necesitan una depuración.

Recuerda que los intestinos cumplen grandes tareas en nuestro cuerpo: descomponer los alimentos para que los nutrientes sean absorbidos con facilidad y los elementos nocivos sean eliminados.

Realizar ejercicios físicos es la clave para alejar las enfermedades, el sedentarismo pudiera ser mortal. De acuerdo a tu edad, camina, nada, has bailoterapia o cualquier tipo de actividad deportiva que te mantenga activa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *